Accidentes de Tráfico

AGENTES INDEMNIZABLES:

Los agentes que pueden verse involucrados en un accidente de tráfico son el conductor, el/los ocupante/s y el/los peatón/es. Ha de tener en cuenta que las lesiones se indemnizan en todo caso tanto para conductor, ocupantes y/o peatón, salvo que la culpa sea exclusiva de la víctima.

Atendiendo a uno caso u otro el camino a seguir variará respecto tanto a daños personales como a los materiales que se pudieran sufrir:

CONDUCTOR: Si usted es un agente conductor de un vehículo primeramente ha de llegar a un acuerdo con el otro conductor implicado para poder cumplimentar así “el parte amistoso”, documento en el que se conseguirán todos los datos de las partes implicadas.

Es importante intentar conseguir también algún dato de testigos.

Avise además a la Policía o Guardia Civil, para que ellos tomen nota del accidente, así como de las causas del mismo. Su presencia y el atestado constituirán una prueba fundamental para determinar responsabilidades.

OCUPANTE: Si como ocupante de un vehículo ya sea de uso privado como público sufre un accidente tendrá derecho siempre a una indemnización por las lesiones sufridas en el mismo, días de baja médica y posibles secuelas.

PEATÓN: Si usted fuera víctima de un atropello podrá reclamar indemnización por los daños causados en el mismo.

PLAZOS DE RECLAMACIÓN E INTERPOSICIÓN DE DENUNCIA:

Para reclamar judicialmente indemnización por accidente de tráfico se pueden utilizar dos vías, la penal o la civil:

VÍA PENAL: Se trata de vía más recomendable por su rapidez y garantías; el plazo máximo para presentar una denuncia por accidente de circulación por esta vía es de 6 meses, plazo que debe contarse desde el momento que se produce el accidente.

VÍA CIVIL: Es un proceso menos recomendable puesto que se afrontan más gastos desde el primer momento (procuradores, perito médico...), además este sistema es más lento. Siendo el plazo máximo para interponer una demanda mediante esta vía de 1 año, el cual según estipula la ley, ha de contarse desde el momento en el que el accidentado termina su tratamiento médico.

RECLAMACIÓN DE DATOS MATERIALES: Para informar a su compañía de seguros usted cuenta con 7 días, mientras que el plazo de reclamación de éstos será de 1 año.

DAÑOS RECLAMABLES: El código civil establece que el causante de un accidente debe reparar íntegramente el daño causado, lo que implica que puedan reclamarse todos aquellos daños que se causen como consecuencia de accidente. Los de reclamación más frecuente son:

DAÑOS PERSONALES O CORPORALES: Después de un accidente se ha de acudir siempre a un hospital, ya que aunque usted no lo aprecie en un primer momento existe la posibilidad sufrir lesiones internas de mayor o menor gravedad, pudiéndose acreditar así el origen de las lesiones para su posterior valoración médica y reclamación. Por tanto, pueden ser reclamables, obviamente todas las lesiones permanentes que permanezcan tras el accidente, indemnizables según un baremo legalmente establecido que se modifica anualmente con el IPC, con unos parámetros complejos, como la intensidad de las lesiones, la edad de la víctima… a los que añadir además los perjuicios estéticos si los hubiera.

DAÑOS MATERIALES: Este tipo de daños han de ser reparados, bien, por su compañía de seguros, como por la del vehículo contrario. Como daños materiales se pueden reclamar los correspondientes al vehículo de forma íntegra, incluso la reparación del mismo en caso de siniestro y todos aquellos daños que se produzcan como consecuencia del accidente (enseres, cámaras de fotos, ordenadores, gafas, etc.).

BAJA LABORAL: El baremo legamente establecido contempla los tres tipos de bajas existentes por accidente: días de hospitalización, baja laboral, días de curación. Los periodos de tiempo tienen asignado un precio que varía anualmente dependiente del IPC.

BAREMO LEGAL: